domingo, 17 de junio de 2012

Nadandolibre · Pieter Christian Jongeneel Andérica. ¡Pensamiento positivo en aguas abiertas! Estrecho de Gibraltar, Canal de la Mancha, Santa Catalina, Cook... Yo nunca dejo de soñar con los maravillosos mares del mundo.

Nadar es una especie de soledad compartida. Cuando se trata de nadar en el mar este se convierte en la suma de temores, aspiraciones e ilusiones. Cuando se nada durante horas supongo que el aliado y el enemigo es uno mismo. El mar siempre ha estado ahí y uno se convierte en el intruso mientras el se dedica a lo que siempre hace. Seguir su vida de movimientos interminables, al tiempo que se convierte de nuevo en testigo de la búsqueda de los retos personales, de hazañas, del drama de hombres que viven durante horas una singular soledad.





Jose Diaz · . Pieter Christian Jongeneel Andérica en tu carrera como nadador de aguas abiertas has nadado en algunos de los canales más duros y prestigiosos del mundo. Tu currículo deportivo es uno de los más completos a nivel nacional y estas entre los 10 nadadores que constan como más inminentes para conseguir los deseados siente océanos.




En tu carrera deportiva podemos destacar los cruces del doble paso del Estrecho de Gibraltar, el cruce a nado del Canal de la Mancha, el Cruce a Nado del Canal de Santa Catalina, el Estrecho de Cook, en Nueva Zelanda, la gran travesía en Siria denominada Al-Assad. Certifica por la Federación de Natación Siria, y el cruce a nado a las Islas Berlengas en Portugal, siendo la primera persona en conquistarlo, hecho certificado por la Federación Portuguesa de Natación, sin lugar a dudas grandes aventuras sin precedentes y cuatro grandes canales… llegando a ser el primer español en cubrir a nado las distancias que separan el Canal de Catalina y el Estrecho de Cook. 
Pero sería todo un honor para nosotros desde Nadandolibre España poder profundizar contigo y lograr leer de tu propia prosa un breve relato, sobre tu historia y tus comienzos en natación y el origen de tu trayectoria en aguas abiertas.
¿Puedes contarme algo sobre sus comienzos en el mundo de la natación?



Christian Jongeneel · “Es difícil señalar el momento preciso en el que nace una afición, aun mas cuando esta surge a muy temprana edad. Cuando contaba con cinco años de edad repartieron unos formularios en mi clase, según nos comento el profesor, tenían que rellenar mis padres si quería ir a nadar a una piscina cercana al colegio. Esto me pareció una gran idea, y al regresar a casa les conté a mis padres con gran excitación cuanta ilusión me hacía. Ellos, por su parte, vieron que podía ser una experiencia positiva para mi formación, y me dieron su autorización (firmada) para que comenzase a participar en esta actividad. Así fue como entré por primera vez en una piscina climatizada, que en este caso tenia forma de habichuela. Pocos días antes de terminar la actividad recibimos la visita del entrenador de un club de natación a hacernos unas pruebas para decidir quiénes podrían pasar a formar parte de su club, lo que supondría poder seguir nadando todo el año: he de decir que es en ese momento en el que por primera vez me sentí nervioso en una piscina. La primera de muchas, esto es, porque superé las pruebas y pasé a entrenar con este equipo.
Mirando en estos instantes hacia atrás en mi vida, y a pesar de los años transcurridos, pienso que por todos los sitios que he pasado la experiencia vivida en mi niñez fue un avance de lo que me esperaba: entrenar con tesón para rendir al máximo en las competiciones, mejorar mis marcas, y pasar unas pruebas cada vez más difíciles que suponían escalar un escalón cada vez mas alto. Mi vida deportiva y mi vida cotidiana se entrelazan a la par que se complementan en muchos aspectos como la superación, la lucha, el sufrimiento, y el compañerismo entre muchas otras. Hasta ahora he sido capaz de compaginar muy bien mi vida deportiva con mi vida profesional, obviamente con esfuerzo, pero sin perder nunca las ganas y la motivación por superarme en todo momento.”
“En la piscina sabes la distancia que hay, y que las olas son prácticamente nulas. Sabes la temperatura del agua, la visibilidad que vas a tener, es un medio totalmente domesticado y controlado por la mano del hombre, controlas prácticamente todo. Esto te da un plus de confianza que no te da el mar, que es algo vivo y en movimiento, lleno de energía y con sus propios caprichos. Dentro estas a su merced. Lo que te encuentres en el mar es una incógnita y debes prepararte mentalmente para poder superarlo, es una aventura total.”
Una vez terminada la travesía, le encuentras un sentido a todo el esfuerzo que has realizado y estás exultante de felicidad, pero mientras estas nadando te asaltan muchas dudas de si vale la pena pasarlo tan mal. ¿Qué explicación tiene estar nadando en un mar donde no ves la costa ni delante ni detrás y solo ves la línea del horizonte? Sientes mucho frio y te encuentras exhausto. Contrariamente a lo que uno puede pensar, lo primero que pienso cuando termino de nadar es: ¿cuál será la próxima travesía?, porque ya me ha desaparecido todo recuerdo de frio, cansancio y dudas.


Jose Diaz · La felicidad... es tal vez una feliz experiencia. ¿Cuándo miras tu rostro en el espejo y recuerdas las experiencias vividas en aguas abiertas que pasa por tu cabeza? 

Christian Jongeneel · Lo primero que recuerdo son los maravillosos momentos que he vivido y compartido, las personas que he conocido y las experiencias que he adquirido.
Superación personal, disfrutar y compartir con la naturaleza los límites del esfuerzo humano y su psicología. Recordar los momentos malos y la felicidad que es superarlos.
Conocerse y llevarse bien con uno mismo es el gran regalo que recibes una vez has realizado muchas travesías.
Con las travesías que he realizado hasta el momento no solo he querido demostrar una gran fortaleza física y mental, sino ir más allá, dándole un sentido mucho más profundo, entrando a formar parte el esfuerzo, el sacrificio, la perseverancia, la amistad, la felicidad. Todas ellas relacionadas con muchas otras facetas de la vida que son las que he intentado encender o avivar en otras personas. Esforzándome siempre en cambiar la frase “¿Por qué?” por la de “¿Por qué no?”.



Jose Diaz · Dice el proverbio que lo que no te mata te hace más fuerte. ¿De todos los canales que has cruzado cuál de ellos recuerdas como el más duro y difícil? ¿Por qué razón?

Christian Jongeneel · El que más duro que recuerdo es el del Cook, que por casualidades de la vida es el último que he realizado. 






Carta Nautica con el recorrido realizado a nado en el estrecho de Cook (Nueva Zelanda).
Jose Diaz · ¿Hoy por hoy que tres nombres claves te motivan en la natación de aguas abiertas global?

Christian Jongeneel · No soy una persona de ídolos pero me encantan las grandes personas que por sus logros y personalidad han cambiado el concepto de la natación en aguas abiertas.


Ethel "Sunny" Lowry. 


Mercedes Gleizer.

Montserrat Tresserras. 
Philip Rush. 



Jose Diaz · Cruce a nado a las Islas Berlengas Portugal. ¿Puedes contarnos tu gran aventura, su recorrido y los hechos que la acontecieron?



Christian Jongeneel · El sábado día 7 de agosto conseguí finalizar una travesía a nado en Portugal. El apasionante recorrido fue del pueblo de Peniche (Playa de Baleal) a la isla de las Berlengas. Este reto me rondaba la cabeza desde hacía mucho tiempo, aunque bien es verdad que tengo otra gran multitud de ellos para nadar en los más sugerentes rincones del mundo. Algunos podré llegar a conseguirlos y otros puede ser que no, pero éste SI lo he logrado. Todo ello ha sido posible gracias a mi gran perseverancia, dedicación y entrenamiento durante todos los días de mi vida. Creo que la gran virtud que poseo es compaginar mi vida laboral, personal y deportiva de una manera coherente, transformando sacrificio en pasión, cansancio en ánimo, aburrimiento en alegría…

Parece contradictorio, pero cuantas más dificultades y adversidades plantea una travesía, más interés nace en mí por vencerlas. Es por ello que esta travesía tenía muchas razones para llamar mi atención, ya que destacaban dos grandes obstáculos en la misma: las fuertes corrientes y la baja temperatura del agua (14 ºC, esta es la temperatura que nos encontramos en las playas malagueñas en pleno invierno), pues en todas las aventuras en las que me embarco no me sirvo de la gran ayuda que proporciona un traje de neopreno.

La principal duda que asaltaba mi mente era si podría efectuar este recorrido, ya que nadie había podido concluirlo con anterioridad. Dialogando con las personas más experimentadas del pueblo en temas relacionados con la mar, me auguraban pocas facilidades para finalizarla con éxito, lo cual creaba en mi mayor incertidumbre pero más ganas aún de intentarlo.

En esta zona de Portugal encontramos en verano las famosas “nortadas” o vientos producidos por el anticiclón de las Azores, de una fuerza y constancia que puede acabar dando al traste con este gran desafío.

En esta región de Portugal el mar tiene una fuerza abrumadora, de ahí que se celebre uno de los campeonatos de surf más importantes del mundo. Durante la travesía pude comprobarlo, al encontrarme olas de entre 1,5 a 2 metros de altura.

El entorno donde se efectúa el recorrido es mágico. La isla de las Berlenga es una de las siete maravillas de Portugal y el tener la suerte de disfrutar de su belleza embaucadora es un regalo a la vista.

El sábado salí a las 12 de la mañana de la playa de Baleal con mi buen amigo Miguel Arrobas, experto nadador nacido en nuestro país vecino. Esta playa se encuentra al Norte tanto de Peniche como de la Isla que pretendíamos alcanzar. En un principio, comenzar el reto enfrentado a la isla no parecía viable, ya que las fuertes corrientes y los vientos nos llevarían lejos de la misma. Por ello calculamos la distancia de salida para que la deriva no nos alejara mucho de nuestro destino.

Al comenzar la travesía quede muy sorprendido por la gran afluencia y expectación que había causado en la población local, ya que acostumbro a comenzar y finalizar en una solitaria y poco frecuentada playa. La pena es que la casi totalidad de periodistas que nos acompañaban en sus embarcaciones tuvieron que regresar a puerto, pues sufrieron fuertes mareos acompañados de náuseas producido por la naturaleza agitada de este mar.


Nos sorprendieron fuertes y duras corrientes en la costa, lo que ralentizó la marcha, aparte de las pequeñas paradas programadas para el avituallamiento en el mar. Una vez abandonada la zona costera nos encontramos con varios contratiempos comunes en este sorprendente deporte: por un lado las grandes olas, siendo éstas muy molestas al romper el ritmo de nuestro bracear constante; por otro las corrientes con distintas temperaturas que minan tu estado físico y mental; y por último el decaimiento junto con náuseas de Miguel.

Durante la travesía nos encontramos innumerables cangrejos rojos nadando en la superficie, que desaparecían en el fondo al acercarnos. Esta anécdota me distrajo mucho de las inclemencias que estaba padeciendo, llevando mi cabeza a pensar que podría ser capaz de terminar la hazaña. La parte final era el maravilloso regalo a tantas penurias y sufrimiento. La protección que nos otorgaba la isla nos robó el viento y las corrientes, con lo que simplemente teníamos que nadar y ver como cada vez se hacía más y más grande la isla, pudiendo tocar tierra firme cinco horas después de haber comenzado esta inigualable aventura.





Jose Diaz · Viajemos en el tiempo, volvamos al Estrecho de Gibraltar. Este canal parece tener un especial atrayente para todos los nadadores del planeta, pero.
¿Qué fue lo que te cautivó de este prestigioso canal para perpetrar un doble cruce?


Christian Jongeneel · Primer Paso: 

“Fue un momento crucial de la vida. Yo estaba acabando mi carrera e iba a empezar mi vida profesional. Estábamos dejando la piscina y en ese momento de cambio surgió algo interior. Queríamos realizar algo diferente, hacer algún reto, le estuvimos dando vueltas y un día Kepa y me dijo: “Lo he encontrado, cruzar a nado el estrecho de Gibraltar”, fue como un bombazo y nos lanzamos a ello, buscamos patrocinadores y nos pusimos a entrenar.

Estos entrenamientos me cautivaron bastante y eran un tipo de entrenamiento sintiéndote más en el agua, pensando, relajándote, como fluyes, como avanzas, como te frenas, mucho más bonito que el entrenamiento puramente competitivo. Además el entrenamiento en el mar, me endureció para aguantar mejor las bajas temperaturas.




Paso doble:

Lo que más recuerdo fue la superación que fue esta travesía. Uno sabe que va a ser muy difícil, aunque realmente yo no tenía ni idea de lo duro que iba a ser. Parecía un principiante y no me podía imaginar lo que iba a sufrir y lo que me iba a costar el doble paso. La travesía empezó bien, a mitad del primer cruce tuve la experiencia más bonita de mi vida que fue nadar con delfines en libertad.

Como estaba muy fresco y motivado lo de encontrarme con siete delfines nadando y ver como hablaban entre ellos de mi, como pasaban por debajo y giraban la cabeza para mirarme, fue la sensación mas bonita de mi vida. La verdad que me sentí muy bien, además uno de ellos se puso debajo mía un rato y eso me dio aun más fuerza y energía. Pero del mar no te puedes fiar ya que te puede deparar lo mejor y lo peor. Después de ese momento inolvidable el agua empezó a ponerse fría y unas corrientes muy fuertes no me dejaban acercarme a la costa. En ese momento me sentí un poco prepotente, pensaba hacer ida y vuelta como si nada, y no iba a hacer ni siquiera un paso, me dio muchísima rabia y empecé a nadar con todas mis fuerzas. Pensaba que tenía que darlo todo por lo menos para terminar un paso. Y logre hacer un paso pero había dado todo lo que tenia, y para la vuelta la verdad que me sentía totalmente desfondado, desgastado, con todas mis energías ya consumidas. Lo que hice fue dejar la mente en blanco y tirarme al agua, nadar hacia el otro lado y no pensar en nada. Cuando comencé el segundo paso sentí los brazos muy pesados, muy cansados. Llevaba muchas horas en el agua nadando con un ritmo muy fuerte. Lo que iba a hacer era nadar como pudiera y poco a poco ver como los acontecimientos iban sucediendo. Y la suerte me acompañó, no hubo corrientes en contra y poco a poco fuimos acercándonos a la costa. Este es uno de los momentos en los que te das cuenta que siempre hay un plus de energía en tu cuerpo, después de lo que había pasado y cuando pensaba que ni siquiera iba a realizar un paso, ahora estaba en el segundo acercándome a la costa. Casi veía los coches, las casas, yo no sé de donde saqué fuerza pero empecé a nadar más rápido, a darle fuerte a los pies y al fin llegar.
Jose Diaz · ¿Algún momento inolvidable, que recuerdes en el estrecho de Gibraltar para que compartas con nosotros?

Christian Jongeneel · El recorrido fue Marruecos Tarifa Marruecos, y al terminar teníamos que regresar al puerto de Tarifa en barco. Teníamos que recorrer otra vez el estrecho de regreso y la sensación que experimente fue muy intima, me puse en la proa del barco sentado con la espalda apoyada en una ventana viendo todo lo que había nadado, viendo el mar, el atardecer, a solas pensando en lo que había conseguido, lo que había hecho, fue un momento de recogimiento. Te sientes grande y contento contigo. Y al llegar al puerto de Tarifa estaban todos mis amigos, contentos, y celebrándolo el sumun para finalizar un bonito día.

Jose Diaz · ¿Podrías relatarnos la historia que te llevo a querer cruzar a nado el Canal Ingles?






Christian Jongeneel · Me puse en contacto con la Asociación del Canal de la Mancha, a través de ellos conocí a la mítica nadadora Montserrat Tresseras, que lleva muchísimos años relacionada con el Canal de la Mancha y que fue la primera española en cruzarlo a nado, además de ser una de las pioneras en travesías de larga distancia en España. La verdad que fue una suerte conocerla y compartir la travesía con ella, aprovechándome de su experiencia.

Otra cosa que me pareció curiosa fue que en otros pasos me sentía un poco solito, la única persona a la que le gusta realizar los pasos a nado. Pero cuando llegué a Dover todo era diferente a lo que había conocido. Allí encontré gente de la India, Rusia, Nueva Zelanda, Australia o Estados Unidos que estaban allí para hacer lo mismo que yo. Esto te da un poco de satisfacción porque ves que hay otras personas en el mundo que comparten tus mismas inquietudes. Todos ellos, esperando al igual que yo que hubiera unas condiciones meteorológicas adecuadas para poder intentar el paso.

Tenía previsto estar allí 20 días: la primera semana de entrenamientos y adaptación, la segunda para intentar el paso y la tercera para descansar y visitar la zona. La primera semana estuvo bastante bien, fue una semana de adaptación, iba muy concienciado con la baja temperatura del agua en el Canal y poco a poco me fui endureciendo mentalmente, intentando encontrar alguna sensación positiva dentro de las posibilidades de nadar en ese agua tan fría. Una de las cosas más bonitas fue las personas que conocimos en Dover. Hicimos mucha amistad con gente de la India. Son amistades que vas a mantener el resto de tu vida y que estarán en tus recuerdos por mucho tiempo. En los entrenamientos coincidíamos con estas personas, que se realizaban en la misma playa y el tema de conversación estaba siempre relacionado con el paso del Canal, de la meteorología, de cómo iba a estar mañana, de cómo iba a estar pasado, de cómo iban a estar las corrientes, y la verdad que mentalmente era muy duro porque prácticamente se convertía en un único tema, una única presión, estar siempre mirando Internet, el parte meteorológico. En algunos momentos era obsesivo, cada cinco minutos mirar los partes y otra vez los partes y otra vez los partes. Todo se complicó mucho debido a la meteorología, al final me pase los 20 días esperando porque no había una ventana de buen tiempo, y no había previsión de que mejorara. Prácticamente tenia abandonada la travesía y justo el día antes de volverme para Málaga se puso en contacto conmigo el piloto y me dijo que se daban las condiciones para poder cruzar y que si quería intentarlo, de todas le dije que sí.

Pensaba que después de casi 20 días esperando, del cansancio mental que tenía, cuando me tirara al agua no iba a poder mover los brazos pero no fue así. Fue una travesía bastante dura por el frío, pero no tuve ninguna sorpresa y gracias también a los días que había pasado en la playa con los demás nadadores y que me habían contado experiencias de anteriores nadadores sobre las adversidades que me podía encontrar por el camino me ayudo mucho.

El Canal de la Mancha tiene el reconocimiento mundial de la travestía mas complicada del mundo y la verdad que fue diferente. Es como la culminación a todos los pasos. También fue una travesía muy bonita por la gente que conocí y por conseguir la mejor marca del año. Aunque esto realmente no es importante para mí pero me sirve para entrar a formar parte de la leyenda del canal de La Mancha.



Jose Diaz · ¿Tu mejor momento en el Canal Ingles?, ¿Y el peor?

Christian Jongeneel · El mejor: La satisfacción en las caras cuando te subes al barco al finalizar la travesía.

El peor: La espera en tierra firme deseando que aparezca de la nada una ventana de buen tiempo para intentar el paso. 

Jose Diaz · ¿Después de ver el éxito que está teniendo en estados unidos, el famoso International Marathon Swimming Hall of Fame, crees que en España sería útil tener un salón de la fama para que el deporte de la natación de maratón en aguas abiertas y los nadadores con carreras prometedoras alcanzaran mayor repercusión?

Christian Jongeneel · No he seguido muy de cerca el salón de la fama y no sé muy bien en qué consiste. Está claro que todo lo que promocione los valores que imprime en las personas nuestra actividad es positivo. Enseñar al máximo número de personas el fondo que hace moverse a un individuo

Jose Diaz · ¿Cuándo estas en pleno cruce, cuál es tu avituallamiento favorito?

Realmente no disfruto mucho con la alimentación en plena travesía, lo que más me gusta son los cortos segundo que dedico a hablar con la persona que me proporciona el avituallamiento (Simon). Como productos me sientan muy bien los de la marca nutrisport y en los momentos de frio tomo te con miel y jengibre. De alimento tomo fruta, dátiles y solo cosas que pueda ingerir en menos de 20 segundos.

Jose Diaz · ¿Travesía en Siria denominada Al-Assad como fue tu aventura en este cruce sin precedentes?


Christian Jongeneel · “El viaje de Siria me cautivó. No lo tenía en mente y la verdad que fue una pequeña sorpresa. A través de un amigo conocí a Sahim, un antiguo nadador sirio que me animó a que fuera su país natal a la travesía entre Jablah y Latakia. Me contó que era una travesía muy importante tanto a nivel nacional como internacional y donde iban los mejores nadadores del mundo de larga distancia. Aunque había dejado de competir las condiciones del paso se adaptaba mucho a lo que venía realizando y me animé a ir con Eva, mi novia.

Cuando llegas a un lugar desconocido que esta fuera de las rutas turísticas y que relacionas con el conflicto de Oriente Próximo vas con un poco de tensión, pero en contra de lo esperado Siria es un país precioso. Más si vas de la mano de Sahim, que nos presentó a su familia. Gracias a esto conocimos lo que es el día a día en Siria. Me sorprendió toda la grandeza de la cultura Siria y su historia, relacionada con las primeras civilizaciones. Me encantó.

Era una travesía por parejas de 30 Km., preparada para un día en concreto. El día de la travesía amaneció bastante malo, con mucho viento, el agua muy movida y muchas corrientes. Estas condiciones provocaron que el compañero con el que yo nadaba no pudiera terminar la travesía, ya que se estaba mareando y vomitaba todo el rato. Tuve que terminarla yo solo, pero no me importó porque yo no iba a competir, solo quería terminarla y tendría que hacer un esfuerzo doble para conseguirlo. Pero sabía que no iba a ser nada fácil viendo las corrientes, el viento y estaba casi convencido de que solo no la terminaría. Decidí entonces nadar, dar todo lo que tenía y esperar a que hubiera una posibilidad de acabar y la hubo. Conseguí adquirir un poco más de experiencia y aprendí de que por mucho que se compliquen las cosas siempre hay una posibilidad de terminar.

Aprovechar esta pregunta para defender la paz y repudiar la violencia entre las personas. Recordando que las personas en todo el mundo tenemos más similitudes que diferencias. No podemos mirar a otro lado cuando ocurren desastres en cualquier parte del mundo, defendiendo a ultranza la tolerancia entre todas las personas.


Jose Diaz · ¿Qué influencias te llevaron a querer cruzar el Canal de Catalina?, ¿Puedes relatarnos en una breve historia como se transcurrió tu cruce del Canal de Catalina, llegando a ser el primer español en conseguirlo?

Christian Jongeneel · La idea me la dieron los amigos que hice en Dover. Me comentaron que era una travesía similar a la del canal, con mucho prestigio y muy bonita. Mi amigo Simon vivió en California algunos años y me animo a hacerla para así poder visitar distintas zonas de este estado. Como visita me encanto Yosemite, sin palabras y solo me queda recomendar a todos la visita a este prodigio de la naturaleza. 




Jose Diaz · El canal de Catalina es un lugar donde los tiburones blancos han sido vistos en muchas ocasiones, ¿Hay algún tipo de advertencia en la Catalina Channel Swimming Federation, para que los nadadores y sus equipos tengan claro este hecho? ¿Qué probabilidades existen de tener un encuentro con este precioso y temido escualo?

Christian Jongeneel · Las posibilidades de avistar uno no son bajas pero que uno de estos vellos animales se acerquen a un nadador son mínimas, siempre recuerdo que el ser vivo que más miedo produce es el ser humano.

Jose Diaz · ¿Por qué en los grandes cruces, se empieza a nadar en la noche?

Christian Jongeneel · No es por predisposición del nadador ni los pilotos, son mas por temas de meteorología (vientos) y por intentar terminar la travesía con luz natural ya que para el nadador anímicamente ayuda y se minimizan los riesgos a la hora de pisar tierra firme.




Jose Diaz · ¿Cuáles son los principales factores a tener en cuenta por el nadador y su equipo para tener éxito y poder conquistar este canal?

Christian Jongeneel · Como en todas las grandes travesías los principales factores son la adaptación a las bajas temperaturas y a las largas horas que uno va a permanecer en ellas, el muy posible mar de fondo que puedes encontrar mientras se nada en la noche con su peligrosidad añadida.

Jose Diaz ·  ¿Puedes relatarnos en una breve historia como se transcurrió tu cruce del Canal de Catalina?

Christian Jongeneel · De la travesía de Santa Catalina me queda el recuerdo del barco, el mar oscuro, la sensación de tirarme al agua con el frío que hacía, la noche cerrada… Recordarlo me sigue dando respeto y satisfacción de haberlo conseguido. Otra de las cosas que más suelo recordar también son las pequeñas paradas de 30 segundos que hacía cada hora. En este corto periodo de tiempo comes, la gente te va dando ánimos, dejas de nadar y te mentalizas para la siguiente hora. Las malas sensaciones de frío, cansancio o no sentirme los pies poco a poco se van desvaneciendo.

Jose Diaz · ¿Qué es lo que más te interesa de las aguas abiertas?

Christian Jongeneel · Disfruto mucho más en el mar que en la piscina, es una sensación de sentir la fuerza de la vida y sentir alrededor una energía que cuando nadaba en la piscina no sentía. Cuando en invierno no puedo nadar en el mar, el primer día que la temperatura y las condiciones me permiten nadar en él tengo una sonrisa y una felicidad indescriptible. Cuando hago un buen entrenamiento en la piscina salgo muy contento, muy satisfecho, pero la felicidad y la sonrisa en la cara que me produce cuando nado en el mar no me lo da la piscina. Esa es una de las razones de empezar a hacer travesías, que además ya no es solamente de superación física sino también una superación mental. Tienes que luchar con muchas cosas: ya sea el frío, el cansancio, la desesperación, el luchar contigo mismo, responder a las preguntas de porque estoy aquí, que hago yo aquí y encontrar una respuesta que no te llega en los momentos de máxima dureza de la travesía.

Encuentro el placer preparándome, cuando termino un reto mi satisfacción ha sido la preparación, el día a día y el sumun el momento que consigo el reto. Disfruto mucho con el camino y no con la meta.

Jose Diaz · ¿Hay alguna canción especial que se repita en tu cabeza cuando estas nadando en tus grandes aventuras?

Christian Jongeneel · No tengo ninguna predilección por una canción ni estilo, la última que recuerdo que he tarareado en el agua es la Adagio For Strings.



Jose Diaz · ¿Qué puedes contarnos de Nueva Zelanda, como viven allí el deporte de la natación en aguas abiertas?

Christian Jongeneel · Lo viven de una forma muy intensa, todo está relacionado con el deporte y la naturaleza, respetando el entorno que les rodea y sintiéndose orgullosos de ello. Allí note que la forma de entender el deporte y la vida es muy parecida a la que yo practico. Como anécdota comentar que hice muy buenos amigos, yo siempre entrenaba en la misma playa de Wellington y a los pocos días había gente que no dudaba en acercarse y preguntar que estaba preparando, cuando les conté mi proyecto no dejaron de aparecer por la playa para animarme y desearme mucha suerte para el gran día del cruce.

Es el país donde los pájaros nunca dejan de cantar, pero este canto siempre está superado por el carácter de las personas que allí viven.

Jose Diaz · El Estrecho de Cook tuvo un motivo solidario con la fundación Vicente Ferrer, ¿Cómo se origino y como termino esta maravillosa historia solidaria?
Christian Jongeneel · Me gusta la forma de realizar esta pregunta porque siempre comento que esta historia no ha terminado esto es solo el principio.

Después de realizar muchas travesías conoces muchas personas y empiezas a entender las motivaciones que a cada uno tenía para intentar culminar un difícil reto.

Entiendo la vida como una constante evolución y movimiento, para mi llego un momento en el que sentí la necesidad de compartir mis retos de una manera diferente.

Gracias a la Fundación Vicente Ferrer y concretamente a Rafa Carmona he podido apaciguar en cierta medida mis ansias por aporta un grano de arena en el lado de los más desfavorecidos. Personas que no tienen y ni siquiera han perdido

Gracias a este proyecto hemos promocionando la captación de fondos para la construcción de seis viviendas dignas para discapacitados dálits (casta de los intocables) en el distrito de Anantapur, India. No menos importante me ha resultado el implicar a muchas personas, dando a conocer los trabajos que la Fundación realiza en la India y los valores que adquirimos tanto aquí como allí.

Juntos hemos logrado la construcción de casa en las que se refugiaran los sueños de un futuro mejor.




Jose Diaz · Nueva Zelanda un sueño para cualquier viajero, aventurero, o nadador de aguas abiertas. ¿Puedes relatarnos en una breve historia como se transcurrió tu cruce en el estrecho de Cook?, ¿Problemas con los tiburones?




Christian Jongeneel · Con los tiburones no tuve problemas, aun sabiendo el protocolo a seguir en el momento en que se avistara uno de ellos. Las primeras horas fueron buenas respecto al tiempo, pero conforme pasaban las horas, el mar se iba poniendo peor, aumentado el viento y la fuerza de las mareas. A falta de 1.000 metros hice la última parada para repostar. Estaba casi hundido física y anímicamente. No podía más y tenía que hacer el último esfuerzo. Apreté todo lo que pude, pero fue a falta de 400 metros cuando todo se puso peor. Sufrí un pequeño desfallecimiento y el viento formaba una pantalla entre los acantilados donde tenía que llegar que me tenia parado, no podía terminar, incluso el patrón del barco pensaba en sacarme del agua dadas las condiciones que empezaban a tornarse muy peligrosas. Fueron momentos interminables, pero saque fuerzas estando casi inconsciente, vi las rocas del fondo y pensé que ya no se me podía escapar el conquistar el estrecho de Cook.


Jose Diaz · ¿Cómo nadador de aguas abiertas, que es lo más difícil, conseguir el dinero para pagar los cruces, preparar los medios y el equipo, o nadar y cosechar el éxito?

Christian Jongeneel · Una gran travesía engloba muchísimos factores y todos afectan por igual. La dificultad la encuentras a cada paso y lo peor es que en el momento en el que falla uno se rompe el círculo y se termina la aventura. Yo siempre pienso que la ilusión es el motor que te lleva a lo más alto de tus aspiraciones. Económicamente pueden pasar muchos años hasta poder cubrir los gastos de una travesía y la ilusión tiene que ir creciendo en el sentido que va pasando el tiempo y no al contrario.

Jose Diaz · En España el Estrecho de Gibraltar (Tarifa), En Inglaterra (Dover) el cruce a nado del Canal de la Mancha, En estados unidos California el cruce a nado del Canal de Santa Catalina, y en Nueva Zelanda el Estrecho de Cook, ¿Cuáles son las principales diferencias o similitudes entre las diferentes asociaciones?

Christian Jongeneel · Prácticamente el trasfondo de todas son iguales, compuesta por personas que aman el mar y los cruces a nado que se encuentra en su zona. Facilitan en todo lo posible mediante logística y experiencia todo lo que engloba un paso de esta envergadura.

Jose Diaz · Uno por uno, estas completando los canales que te llevaran a conquistar los Siete Océanos… ¿Qué puedes adelantarnos sobre tus aventuras en el Canal de Molokai, El canal de Tsugaru y el Canal del Norte, cuando estimas que tendrás en tu poder estas 7 joyas de la natación de aguas abiertas?

Christian Jongeneel · Como supongo habréis podido extraer de esta entrevista mis objetivos no están fijados ni predeterminados, nunca cierro los ojos a las oportunidades que se me puedan presentar a cada momento. Los Siete Océanos no es una prioridad para mí aunque si una ilusión por completarla. El canal de Molokai (Hawaii) lo tengo preparado con toda la infraestructura que este tipo de travesías requiere, pero es posible que termine nadando por otros mares ya que tengo problemas de financiación al no tener ahora ningún colaborador que sufrague al menor parte de los gastos, aunque mi autentico pensamiento es que todas las cosas tienen solo una forma de originarse y no es otra que de un modo positivo.

Para el 2013 me gustaría realizar la travesía de Japón, es un país que me atrae muchísimo, su cultura, historia, pensamientos y si le sumamos un canal de los más difíciles del mundo se convierte en una tentación que difícilmente le puedo dar la espalda.

Yo nunca dejo de soñar con los maravillosos mares del mundo.

Especial gracias a Selina Moreno Pasagali, por la conexión, en esta bonita entrevista.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Un equipo extraordinario

Un equipo extraordinario
Nadando Libre

Maratón de Natación de Salón de la Fama registros, datos, listas de la Información.